29 octubre 2007

LA PERRERA DE PUERTO REAL O EL AUSCHWITZ DE LOS ANIMALES



Acabo de tener conocimiento de unos hechos tremebundos, indignos de nuestra sociedad, pero que por desgracia no son los primeros ni los últimos.
La perrera de la ciudad gaditana de Puerto Real, que recoge los animales abandonados del área metropolitana de la Bahía de Cádiz (medio millón de habitantes), llevaba no se sabe cuanto tiempo maltratandolos con una lenta y agónica asfixia para producirles la muerte.

En esta perrera, que recoge anualmente miles de perros y gatos, se sacrifica a los animales, supuestamente, con un paralizante muscular que se les inyecta y que les causa una muerte lenta y agónica por asfixia (los pulmones son músculos) que dura varios minutos de cruel sufrimiento, en los que el animal es plenamente consciente de que se está asfixiando y se revuelve intentando vivir.
Más de 500 habrían muerto así sólo en lo que llevamos de 2007. Alguno de los empleados habla de animales agonizando amontonados con los ya fallecidos en espera de incineración.


Esta cruel realidad fue destapada recientemente por un matrimonio italiano de visita con sus perros en la provincia de Cádiz. Querían dejarlos en un refugio para poder visitar tranquilamente los pueblos blancos. Cometieron el error de acudir al ayuntamiento de la capital gaditana, donde se les indicó la perrera de Puerto Real como "hotelito" para sus tres mascotas. Una vez los dejaron allí, se fueron de visita, y al volver se encontraron con que sólo les quedaba uno, y además en la cámara de congelación.
La organización de ayuda a los animales El Refugio ha denunciado los hechos ante el Seprona, y POR PRIMERA VEZ EN LA CRUEL HISTORIA DE LAS PERRERAS ESPAÑOLAS, los responsables de una de ellas se van a sentar en el banquillo.
El dueño, la directora, el veterinario titular (ya apodado el "doctor muerte") y los trabajadores han sido citados como presuntos autores de delito de maltrato animal y falsificación en documento público.
Jamás en España, por muchas pruebas que existiesen, se había iniciado expediente judicial contra una perrera acusada de exterminio animal.

Según vecinos de la bahía de Cádiz y diversas asociaciones, estos hechos llevan años produciéndose en este campo de exterminio de mascotas. Lo mas grave es que casi todos los ayuntamientos de la zona tienen convenio con esta empresa privada para la recogida y eliminación de animales abandonados, por lo que todos son, lo supieran o no, cómplices en esta macabra sangría.

Rizando el rizo, la perrera tiene como nombre de razón social, "Asociación Protectora de Animales". El único animal de verdad y administrador único es el propietario, Plácido Gómez Muñoz, que como muchas empresas parecidas, solo busca hacer dinero firmando acuerdos con ayuntamientos, sin importar la forma en que se deshacen de los animales.
Según El Refugio, la forma de eliminarlos, el paralizante muscular, es increíblemente barata y por eso el beneficio económico es inmenso: por sólo 35 euros de producto se pueden sacrificar 10 toneladas de perros y gatos.
La propia asociación y la pareja italiana que perdió a sus mascotas creyendo que las dejaba en un refugio de animales, van a personarse como acusación particular en este caso.

Desde aquí mi agradecimiento a la asociación El Refugio, una de las pocas que es escuchada de verdad a nivel nacional, y que destapa o ayuda a dar publicidad a graves maltratos contra los animales. Ojalá las miles, millones de atrocidades que llevan décadas cometiéndose en España contra los animales hubieran tenido en su momento una organizació similar para condenarlas y llevarlas a los tribunales.

Cientos de personas (unas 2.000 según El Refugio) protestaron ayer domingo ante el ayuntamiento de Cádiz contra el maltrato animal y pidiendo justicia para este caso. Se leyó un comunicado en el que la asociación notificó que enviará cartas a los ayuntamientos que tienen concertado el servicio de recogida de animales con esta perrera (13 ciudades de la provincia, representando a 725.000 habitantes) para que rompan los acuerdos con ella.

1 comentario:

fati dijo...

es una verdadera pesadilla y es real...está ahí, a unos pocos kilometros...Simone Righi sigue en la cárcel y los "sinverguenzas sin escrúpulos" viviendo bién, esto tiene que acabar!!!pero cuando??