21 octubre 2005

OTRO PELOTAZO EN UN PARQUE DE HUELVA

El ayuntamiento de Huelva (PP) derribará el Parque de la Esperanza, un reducido jardín-mirador lleno de sombra y que supone la única zona verde en docenas de manzanas a la redonda, el pequeño pulmón del centro.
Hay una plataforma de vecinos y ecologistas en contra del proyecto que pretende escarbar su montaña y destruirlo para hacer un parking y una fría plaza superior sustituyendo al parque. Esto obedece a todas luces a un pelotazo especulativo, a un amiguismo urbanístico. Nadie se explica la necesidad de un nuevo parking cuando a menos de 2 minutos del lugar hay 4 grandes parkings (uno incluso a 15 metros del parque y otro en la misma base de la ladera) y que a duras penas consiguen llenarse. Además media ciudad está tomada por las zonas naranja y azul, incluyendo a la totalidad del centro. Pero quizá sea el capricho de que los concejales del ayuntamiento no tienen donde aparcar, y la ladera del parque queda justito detrás del consistorio.

En cualquier caso, el éxito de la plataforma se traduce en que se han presentado mas de un millar de alegaciones con el siguiente texto:

"La persona abajo firmante, como mejor proceda en Derecho, hace constar
formalmente su más profunda oposición a la eliminación del Parque de la
Esperanza, apoyando el mantenimiento de la actual situación, estructura,
tipología y funciones del mismo, incluyendo explícitamente la no utilización, ni
alteración de su subsuelo. Rechazo contundentemente, por tanto, la construcción
del aparcamiento que el Excmo. Ayuntamiento de Huelva quiere hacer en dicho
lugar.

Y ello, por las siguientes razones:

1.- Se perdería uno de los pocos espacios verdes a disposición de los
ciudadanos, no sólo de los residentes en el centro, sino de la totalidad de los
onubenses, al localizarse el parque inmediato a zonas muy concurridas por
motivos tanto comerciales como de ocio;

2.- La estructura del parque es perfectamente adecuada para el desempeño de las
funciones que, en razón de su ubicación, ha de cumplir, como son la relajación y
la recreación;

3.- Se trata de un parque ya maduro (se considera que un espacio verde lo es a
partir de los 15-20 años), a diferencia de otros más recientes, que requieren
tiempo para alcanzar la fisonomía adecuada para desempeñar su función propia;

4.- Las alternativas se encuentran muy lejanas (Parques de Zafra o Las Palomas),
especialmente si se atiende a las características de los principales usuarios de
los espacios verdes urbanos –niños y personas mayores-, o no son adecuadas
(Parque Alonso Sánchez) por su estructura –exceso de cuestas y abundancia de
recovecos que pueden facilitar la falta de seguridad de los usuarios- y estado
–graves defectos constructivos que suponen serio riesgo para las personas que lo
utilicen-; y

5.- La infraestructura que sustituiría al parque –un aparcamiento- no es
necesaria, pues ya existen otros en la zona cuya capacidad no es agotada en casi
ningún caso.

Y así lo firmo, para que conste y surta los efectos oportunos:"

En cualquier caso, ya sabemos lo que hace el ayuntamiento de Huelva con las alegaciones, como las presentadas en contra de la nueva térmica. Huelva, ciudad sin ley. ¿Será verdad el lema?

06 octubre 2005

PASEN Y VEAN

Luciano Gómez, secretario provincial del sindicato FIA-UGT y probablemente uno de los hombres más odiados de Huelva, ha propuesto que la ciudad sea Capital Industrial Europea en 2007, por ser, y aquí viene lo bueno, "EL MEJOR EJEMPLO DE DESARROLLO SOSTENIBLE" y "merecedora de reconocimiento internacional".
Una auténtica aberración por la que debería recibir la medalla a la carencia de vida cerebral.

Además, para rizar el rizo, apuesta por el "CARÁCTER TURÍSTICO" de la industria y por crear un itinerario turístico industrial.

¿Se imaginan?

"bienvenidos al tour industrial por Huelva, aquí a la izquierda las balsas de fosfoyesos con radiaciones 111 veces superiores a la permitida según Greenpeace, allí la tercera térmica construida por imposición y prevaricación, allá Fertiberia amenazando con trasladar la producción a Marruecos, allí unos afectados por un expediente de regulación de empleo sentados a la bartola, al frente un bonito incendio en un tanque industrial que no consiguen controlar, en aquel banco unos afectados por el síndrome respiratorio de Huelva, tosiendo y asfixiándose, allí lo que queda de un accidentado obrero en la fundición..."

EL FARRUQUITO DE LOS MONTES

Una jueza de Motril ha sentenciado que el responsable de tirar una colilla al monte, con un río cerca, y quemar así 2.385 hectáreas de bosque en Otívar (Granada, 1999) queda absuelto porque "no estuvo en su ánimo la intención de prender fuego".
Vamos, inaudito.

Que me digan la dirección de la jueza para tirarle una antorcha en las cortinas del salón y salvarme diciendo que sólo quería iluminar para ver el interior.

Granada es otra provincia muy forestal de Andalucía, y ha sufrido graves incendios como el de 1993 en Huétor que se cobró 6.500 hectáreas, y sobretodo el de 1985 en el paraje La Resinera, dentro del Parque Natural Sierra Almijara, de gran valor ecológico, donde ardieron 18.000 hectáreas.

Según la Consejería de Medio Ambiente, el 80% de los incendios en Andalucía tienen como origen la acción del hombre, sea por intencionalidad o negligencia.
Por su parte, CCOO denuncia que falta personal en el Infoca, que se necesita un 25% más de recursos humanos y mejorar las condiciones de contratación, hoy por hoy insultantes.